miércoles de matices y lluvia

anexos: + ropa, + cosas inútiles que ocupan espacio
espacio: reducido y claustrofóbico 
cama: pequeña + espalda en huelga
cambios: ropa, ánimo, comida, té (ahora es de canela picante) 
habitación en renta: + 2 meses
sol: escaso - ausente
frío: regresa
fin de semana pasado: entre vermut, pintxos, lover's and friend's. 


suena en el soundtrack de mi vida: White Lies - To Lose My Life


no me excita cagar en el coche. (auto)


mientras lentamente regresaba a la rutina voluntariamente creada, analizaba las cosas de manera diferente, pensando, recordando, meditando. me iba alejando del norte, sentí la nostalgia y mi cabeza se saturó de recuerdos y me percaté como poco a poco mi cuerpo se fue desacostumbrando y desadaptando a ese lugar (humedad, lluvia, recuerdos). cambia todo cambia. Pero a lo que no me puedo acostumbrar es a vivir lejos del mar, necesito su inmensidad, en ella ahogo mis penas, temores... y a lo lejos desaparecen transformandose en espuma infinita como un escupitajo de la vida y la fuerza me recuerda que todo va a estar bien y sonrío porque que estas a mi lado. Alfonsina Storni estaría orgullosa. 





Algo que extrañaba del norte. 




Mientras fumo mis pensamientos van como el humo, dispersos, abrumadores, cautelosos, escasos de discreción y poco elocuentes... igual que mi cabello desordenado, desprolijo y de momento mi abogada me dice que no ha pasado nada. 
no entiendo muchas cosas y tampoco quiero entenderlas, supongo que serán parte de los enigmas de mi vida que con el tiempo se revelarán ante mi. ahora no se me ocurre ninguno. 


así es mi mañana


no me excita mear. 


suena el despertador, después de 10 veces en snooze, finalmente le pongo finalizar como puedo, mi visión escasa como la de un topo en luna nueva. mientras mi yo racional discute con mi yo me chupa un huevo, me estiro, bostezo, intento abrir los ojos de a poco, mucha luz  me deja ciega por momentos, no quiero salir de la cama, aunque esta sea incómoda mi cuerpo se aferra a ella. 
voy a la cocina, preparo mi desayuno (té + galletas o té + tostadas y mermelada de fresa o té + yogurt y cereales) después de un tiempo en silencio analisando la situación mundial que gira entorno a mi persona mi vejiga empieza a quejarse y me advierte que me estoy meando, finalmente hago pis. que alivio! orgasmo? 


orgasmo? 


me he quedado unos minutos pensando en como describir algo así... 


sdfghaoepriuyisodsfknbm,cvmbnñdfdghfoperirtueowpóridgdfkslkfjbvncxmzfdjeoprituerpwqóeifdjdklsñfkgjfdlsñkfgjeowp´ritugfkdlckvncm,çsdfjoewprituope #$%/&*&/%$#!$%/& 54323456789098765432!#$%/ $%/&/%$#$%/f gfdgkdfsjñgjdskgjdsñljgkldspowe  ()'()_´waofdkjfdgkjfdlsñaioruiepewódfjkdkslñdfkgjfdklñs;lfkjgdlsñftioerpewriiwporitueopwrituoerpworituvti,iuyt54323456789098765432!#$%/&*()_+_)(*&/%$#!¡!#$%/&*()_+_)(*&/%$#!¡!#$%/&*()_ !!!  to be continue... 


dato curioso


los cajeros (ATM) en Madrid son la ostia. mientras esperas que el banco analice el poco dinero que te queda y pero tu como gilipollas sigues tirando de el porque no te queda otra opción, puedes distraerte escuchando algo.



Nicole Jaramillo