trastornos cotidianos + ecce home


niki go home: cumplido! - 1300 dibujos
diciembre: en casa con mi mamá
estado: resaca de dibujos consciente

estado 2: aturdida, evadiendo la realidad
vivido: aste nagusia



suena en el soundtrack de mi vida: The New Raemon - Te debo un baile


sindrome trastornado del no olvidado

los "si" fluyen de mi boca como un batallón de paracaidistas alemanes en la segunda guerra mundial, haciéndole frente a los no infiltrados en mi conciencia. 
me gustaría decir "no" en muchas ocasiones, pero por qué es tan difícil? Yo creo que es parte de crecer, parte de madurar, hacerse grande. 
digamos que los "no" son muy selectivos a la hora de aparecer en un feedback. sólo los dicen los que tienen un cierto estatus en la sociedad y es imposible quedar mal, tus padres… eso, los padres, son los pioneros de ese diminuto monosílabo que te destruye el tímpano al oírlo. supongo que me cuesta pronunciarlo por la empatía a los demás es una embocada y caen los paracaidistas alemanes otra vez… creo que si pudiera decir: "no" mi vida sería menos complicada pero no tan emocionante. gracias a los "no" camuflados en "si", he vivido muchos momentos delirantes, revoltosos y prolongados. mientras tanto soy una junkie de las contradicciones. 






quién friega los platos sucios? 

el que madruga le barren los pies, le salpican agua, se soplan hojas en la cara, te resbalas con los suelos fregados y encima te mandan a tomar por el ... por pisarlo. te pican los ojos, se te inflama el tímpano con las obras, todo esta repleto y todos tienen prisa, te llevan por delante y te seducen con el contacto de afecto masoquista: pisotones, empujones… y encima te tragas el CO2 vespertino. 




la mirada escéptica de un conductor

pisando el acelerador llevándote el polvo transformado en viento, esquivando baches y restos de sol. estruendo del motor y viento colándose por la ventana que por segundos se hace más y más fuerte y te llevan a la autodestrucción del tímpano. subes la ventanilla, alivio temporal. sólo piensa en llegar, el calor asfixiante agudiza el sentimiento de llegada, arrastrando sudor y minutos. 
bajas la ventanilla. un compacto gilipollas interrumpe tu velocidad, intermitente y por unos segundos… contacto visual, mirada incrédula, mirada perdida, mirada curiosa, mirada olvidada… ese momento de contacto fijando el ojo al ras del ojo con un pequeño giro de 45º grados de un ángulo perfecto, que te permite describir y archivar miradas recicladas en tu mente absurda. te alejas, queda atrás, queda en tu inconsciente olvido. luego en algún lugar su cara te suena de otra vida. consciente paralelo a tu inconsciencia. 



creo en las buenas acciones 

Esta mujer hace menos de 2 semanas nadie sabía quien era, hoy en día te despiertas y muchos piensan en ella. lo que ha hecho esta señora es un verdadero acto de bondad, dulzura, preocupación, empatía… era la única persona preocupada por esa pintura, la única que regalaba su tiempo, paciencia, dinero y dedicación para embellecer esa pintura, y me parece que ha sido FENOMENAL que haya hecho suya esa pintura, su visión, su perspectiva, su forma de interpretarlo en nuestros días. AUPA! Doña Cecilia, necesitamos más personas como tu en este mundo para que se produzca un CAMBIO. 
Ahora esa pintura tiene importancia, importancia que cobro a través de ti Cecilia.
Todo mi respeto y espero que el mundo se deje de "críticas artísticas" que nadie la dicta! libre expresión eso es el arte. BRAVO Cecilia! GRACIAS Cecilia! 
todo mi respeto y apoyo! déjenla terminar el ecce home a Doña Cecilia. 



lo que nadie vio en aste nagusia 

lo estuve observando detenidamente por unos minutos, tenía una posición estratégica justo en la puerta de un cajero (ATM) justo ahí donde la conciencia se encuentra con la razón y te dice: estás despilfarrando dinero en adicciones y placeres y otros no tienen ni que comer, justo ahí, sacas unas monedas para intentar sentirte mejor, con angustia hipócrita intentas sentir su corazón, por unos segundo la empatía te aferra a tu ser y desaparece. tengo que reconocer que recibió muchos euros en el tiempo que estuve ahí, ese impacto que quería causar en las personas lo logró con muchos. compartir esa es la clave.




Nicole Jaramillo