blasfemia en mis ovarios



Estado: elefantes rojos en mis ovarios
resumiendo: ayuno, expo #nikigohome, mudanza, documentos
esperando: resultados, respuestas
rutina: prisas, urgentes, importantes
olvido: mierda, telaraña de recuerdo

suena en el soundtrack de mi vida: Mäbu - Hazme el amor

la condena de lo normal extinto 

hay cosas que me espantan como nuestra capacidad de sorprendernos con "lo normal". que poca memoria tenemos, las cosas solían ser así o por lo menos a mi alrededor. para que se entienda: si trabajas = te pagan, si te lastiman = te piden perdón… al igual que si estornudas, te caes… en definitiva: valores. palabras con encanto: por favor y gracias. pero qué es lo que hace que lo "normal" sea lo extraño. lo "normal" se extingue. cada día aparecen más oportunistas en celo, ratas de ciudad, hipócritas, doradores de píldora, entre otras especies en peligro de sobre población de especie. me opongo a sorprenderme con "lo normal" que te follé lo extraño. me opongo a hacerle reverencias a los hijos de puta que se aprovechan de la "crisis" de los cojones explotando talentos en bruto desmotivando la creatividad y el instinto de supervivencia.  dejando la baba de los idiotas que lo ven pasar y la sobra de los motivados. 






elefantes rojos de dolor

todo se concentra en la parte baja de mi vientre, invitados inesperados todos los meses, con gestos y movimientos de mal gusto, me dejan exhausta como si caminaras en arenas movedizas, con ganas de nada, se retuercen las trompas y una expresión en mis ojos refleja la agonía que nadie sabe explicar y muchos menos comprender. mi salva slips se transforma en un lienzo con trazos rojos tirando a negro, métrica imperfecta… algodón comprimido inyectado obstruyendo el paso. paz interrumpida. dolor delirante, masacre de elefantes rojos intentando pasar por conducto tan pequeño, y se expande, siento cada centímetro de expiación y poco a poco se desgarran y quedan plasmados en algodón comprimido y los restos en un salva slips. te drogas para anestesiar el dolor, pasan los minutos y sigues igual, intentas distraerte pero los intentos son en vano, el dolor es tan fuerte que solo puedes pensar en el y tu pasas a un segundo plano. 

crecen a mi lado



bloody ayuna, ordeñando mis venas 

suprimes los alimentos a partir de las 20:00 hrs. del día anterior siguiendo las instrucciones  ni líquido, ni sólido. vamos a ver! 12 horas sin beber agua? hay algunos doctores que dicen que si se puede beber agua y otros que no. a mi me chupo un huevo y bebí agua como nunca en toda mi vida. basta con que te quiten algo para que lo aneles desaforadamente. 
continuas tu ayuna rica en H2O.... intentas dormir, tu estómago se queja, tu mente esta en guardia, el racional ausente, caes en paralelo, finalmente suena el despertador, te levantas, te duchas como puedes, solo piensas en desayunar, llegas al granjero donde te esperan para ordeñar tus venas. te sometes a una cola de mortales igual que tu, ordenados en orden de llegada, mientras esperas, el ambiente es tenso, no lo ves, nervios, tragas saliva, tu turno, te sientas en esa silla con calor de culo y sudor de otro, la simpatía fluye en una frase sarcástica: será un pequeño pinchazo, media sonrisa, miras para otro lado, el tic del pie no cesa, (si fuera una máquina de cocer, hubiera hecho la colección entera - verano 2014 de Chanel)  cuando sientes que terminó te paran los pies y dicen: faltan un par de tubos… 0+ 100% desnatada. y te etiquetan. 




Nicole Jaramillo