excesos navideños


estado: amnesia incoherente, al límite, impaciente, ataques de tos, careto absurdo, cambio de continente, equivocada 
tiempo: a pocos días de volver a casa, breve tragicomedia en cine mudo, melancólico, enredadera en las temperaturas negativas
karma: incertidumbre, empezar - repetir 
ciudad: caos a la deriva, sobredosis de consumo, pisadas que abonan el asfalto, corrientes humanas, hostil

suena en el soundtrack de mi vida: Beirut - Elephant Gun
bonus track setentera:  Patti Smith Group - Because the night


vagones con historias

en uno de esos paseos en metro, donde te refugias del invierno con olor a cloaca, pánico impregnado en las paredes, mescolanza de géneros, marea de personas, cliché de idiomas, entre el caos y la incertidumbre de su vida, ahí estaba ella, poco comprendía la realidad que la rodeaba. Yo la observaba, su mirada me inquietaba, cabeza baja, su expresión corporal me decía que ella no pertenecía a este lugar, podía oler el miedo, la preocupación, pero había algo más…  
normalmente cuando hay un carrito de bebe, la mayoría de las personas no se pueden resistir a la mirada de un bebe, es algo que les saca la ternura, lo humano que aún existe en esta sociedad, aunque sea poco. pero esta mujer ocultaba algo, sus sentimientos y conflictos internos eran más fuertes que todo lo que la rodeaba…  ella venía de un pueblo remoto de Asia, llegó como mercancía de contrabando, lo dejó todo por una vida mejor, la realidad fue otra, pero sigue luchando por cambiarla, poco a poco se adapta, la ciudad la envuelve pero cuando ve a un niño el pasado la arroya, se niega a olvidar en los tiempos de amnesia, nauseabunda en un vagón de metro la encontré. era una sonrisa mal interpretada. 




entre humo, adjetivos y castañas


la primera vez que pise esta tierra con 16 años, estuve en Madrid y una de las guías me preguntó si había probado las castañas y ahí lo dejamos… cuando volví después de unos años en primer invierno, una de esas noches de largos paseos, bajo la lluvia, esquivando charcos, la niebla me sedujo, la seguí, me di de bruces la niebla fingida creada por las castañas, había gente esperando, hice la cola, mi turno, un cucurucho blanco entre mis manos, poco a poco le devolvía la sensibilidad a mis gélidas manos, las pelo, el sabor no es nada especial, un anacardo blando sin sal adictivo, ideal para un paladar exiliado. paso el tiempo y poco a poco fui descubriendo los diferentes significados de la palabra castaña. "que castaña" algo aburrido, igual que el sabor de ella. también puede ser algo de mala calidad. adjetivos inspirados. "que castañazo" un golpe fuerte, será por la piel dura de la fruta. pero… "que castaña lleva" borrachera. larga vida a las castañas. 



el sábado 15 de diciembre a las 11:00 hrs. empieza mi aventura "niki goes home" vuelvo a casa. escribiré cada detalle, sensación, sentimiento y caos mental. 
tengo la maleta lista, ¿qué os parece? Panamá allá voy. 



Nicole Jaramillo