cromosomas escapistas



estado: ayuno, comida obligatoria, en la proa, esperando agosto, descalza 
ciudad: selva de alquitrán, carbono, cemento, baldosas y obras, calles ajenas, aire saturado, asfixia reseca, calor penetrante
instinto: escapista
ruidos de la ciudad: disgustos, puteadas, llanto, desesperación, sirenas repelentes al tímpano
palabras que hace mucho no escuchaba: coscorrón, achicharrando, sobaco  
virus: peste del miedo, crisis, multinacionales oportunistas, banqueros, telediarios domados
sex appeal: 70% 

suena en el soundtrack de mi vida: The Rumour Said Fire - The Balcony
bonus: Dominique Fricot - Haunted by love


peatones impertinentes que se apropian de la acera pública sin fines de lucro, insultos gratuitos, coches que les chupa un huevo (se las suda) y como eres una bici interceptan tu camino, palomas rezagadas, alcantarillas mal puestas, hipo de hoyos en la calzada, rejillas de metro que acojonan, esquivar, semáforos en rojo, paz dentro del caos, cuestas, pasos sin cebras, piñones, bolas de las piernas, agujetas de coño, volvemos a empezar, no me pienso bajar. filantropía sobre ruedas. quiero más. taxistas gilipollas hostiles apuntándote el culo con el claxon.  la hostia en bicicleta. 




mejor hijo de puta conocido, que pelotudo por conocer. 


llega un momento donde te sientes bien, las cosas encajan, desniveles estables, todo parece estar en movimiento, pero el entorno y las circunstancias pueden destruirlo aunque seas cauteloso… nunca he creído en lo absoluto, definitivo, eterno… pero me canso de estar siempre en guardia. que aburrido.  
incertidumbre que se desenvuelve en mi interior dejándome estéril a lo alto de una oficina luminosa. falta de trato humano, empatía, valores, remplazar, eficiencia mediocre, barato, farsantes en oferta, disponibilidad absoluta, vida caducada, prostitutas de oficina sin sexo, comida de tupper, café en polvo…gráficas de barra y fórmulas que si no encaja tu centena te vas a la puta calle, y las maravillosas reformas le dan fuerza a este tipo de situaciones absurdas pero a la vez poco sorprendentes. debo reconocer que en la publicidad siempre ha existido esa incertidumbre, pero de un tiempo a esta parte se ha agudizado con creces. 

un día nos revelaremos, utopías, rabia viajando en metro, hipermétropes, uniendo el odio nos cargaremos la injusticia, nos acusaran, sufriremos, retrocederemos, perderemos más derechos, volveremos al tercer mundo, presos del sistema, voz afónica de tanto callar, escupir la ronquera contra las reglas, lleguemos temprano, que les cueste meternos el dedo en el culo… escarmentando. 


Nicole Jaramillo