Desgracia y beneficios


estado: analítico, haciendo sintaxis de la humanidad 

suena en el soundtrack de mi vida: Bobby "Blue" Bland - Ain't No Love In The Heart Of The City




Hoy empiezo el post con esta imagen. Refleja muchísimas cosas. Como: si te vas a arriesgar por lo menos lleva un salvavidas para que encuentren tu cadáver y por 10€ más tienes el salvavidas con cintas reflectoras y un silbato a prueba de fronteras, con esto y si tienes mucha suerte sobrevives. Tienes 2 opciones quedarte y elegir el traje para tu entierro o irte e intentar sobrevivir. Una nueva vida te espera en un continente que no te quiere ni para hacer el trabajo que nadie quiere y se pelean entre países para ver a quién le toca el muerto.    
La economía tiene que moverse y crecer como sea. Y si te puedes beneficiar de las desgracias humanas mejor. No hay nada más a que aferrarse que a un maldito flotador. Esto refleja perfectamente el despotismo del capitalismo. ¿Hasta dónde quieren llegar? Para un avaricioso nunca será suficiente. La economía, el capitalismo, los gobiernos, la política y sus derivados dan asco. Cierre de fronteras, vallas más altas, leyes anti inmigrantes, sorteo de refugiados, campos de refugiados, trenes y buses fletados. 
Todo este panorama ha sido la consecuencia del poder descontrolado. Todo empezó con el petróleo, venta de armas, territorio. Nada pasa por casualidad. Y ahora los responsables no se quieren hacer cargo. Pero cuando se beneficiaron ahí nadie decía nada. 
Esto lleva muchos años pasando y no es hasta que vemos uno de los millones de niños que mueren en alta mar. Despabilemos. La vida no va de el que más tiene, más trabaja o tiene los mejores coches. Es más que eso. Pero por más que yo lo escriba el mundo ha elegido una ruta sin retorno de la cual no podemos salir. Yonquis del consumo, criaturas nocivas para el medio ambiente, asesinos en serie, creadores de las mayores catástrofes de la historia y así bestias indomables por el poder y la avaricia. Por fortuna de unos pocos y por desgracia de la gran mayoría. Desde la escuela nos enseñan a pensar de manera individual y a competir entre nosotros. Y porque tú saques sobresalientes y el otro suspenda ya eres superior. Y así toda la vida, compitiendo sin recompensa que te satisfaga. Cuando lo que importa es ayudarnos los unos a los otros. Si tú no puedes yo te ayudo, te enseño. Pero no por no sepas te discrimino. Somos ciudadanos del mundo. LA tierra es nuestro único hogar y ese hogar está lleno de mierda que pringa al resto. Aunque muchos no la sientan, NOS PRINGAMOS TODOS.



World Press Photo 2015


Gracias por leerme.  Son pensamientos que voy escribiendo tal cual van saliendo de la cabeza. 

Nicole Jaramillo