exterminio profundo


estado: miedo, memoria a corto plazo nula, insomnio, realidad irrefutable, supurando
clima: asfixia, smoke, lluvia pasajera, contradicción, calentamiento CMYK
tiempo: raro, entrando por la puerta de atrás   
falta: tiempo
más: serendipia, desayunos prolongados, noches en vela  

suena en el soundtrack de mi vida: Devendra Banhart - Never Seen Such Good Things

desentonando

nunca me gustaron las mañanas. cuando eres pequeño lo que menos te apetece es tener que levantarte pronto para ir a cole, hasta que llegas a una edad y descubres que las mañanas son otra cosa. son el olor a café, el sabor de una buena tostadas integral con aceite,  rodajas de tomate, sal, mermelada, tiempo prolongado aunque tengas la hora pegada al culo, momento de tranquilidad interrumpido intermitentemente por el telediario que te hace compañía de fondo, bajas el volumen y solo escuchas el murmullo para engañar a la soledad. y cuando el destino juega a tu favor, compartir una mañana con ese alguien que te hace atragantar de mariposas estomacales, cuelgues prolongados, los nervios juegan en contra y te hacen hacer todas las estupideces juntas que no has cometido en los últimos meses. regar el café, embarrarte hasta las pestañas, migas entre los dientes, movimientos repentinos que rompen platos, vasos o cubiertos que estaban perfectamente colocados, apoyando el acto del pelotudo, te quedas atónito de tu capacidad de improvisación. si lo planeas no sale tan bien. un café para llevar, por favor. 



exterminio 

me siento en un vagón de tren del tercer mundo, repleto, como un tarro de garbanzos ahogándonos en formol para evitar caducarnos, de donde es imposible salir sin desintegrar al resto. sin rumbo. el compuesto químico actúa en tu organismo y te vas acostumbrando. miedo latente que se aparea por tu mente, salen y entran garbanzos y tú estás en el fondo del tarro intentando esconderte en 360º de transparencia con 100% de visibilidad más el zoom del cristal. a todos nos llega la hora, en silencio esperas tu turno, te exterminan y otros reciclan los restos de mierda que dejaste en el fondo. después de dosis interminables de PRIMOLUT DEPOT® nací yo. te sientes entre afortunado y mal parido. lo seguro nunca ha tenido encanto. 





iglesias en venta, horarios incompatibles, fish & chips, decadencia, sepia, pubs, cementerios, verde, shit faces, escalones falsos, callejones mustios, humedad, sidra, sin persianas, menos cortinas, iglesias rocódromos para escalar al cielo, césped artificial, peatones temporales en peligro (he sido afortunada), escasez de kiwis (transito intestinal parado), chocolate, junk food, takes away, queen everywhere, desniveles, sótanos, muertos vivientes, admiradores de pelo, cena a las 17 hrs., desayunos copiosos, sopas exiliadas, pie's, intestinos de cabra, ovejas, viejos, pelirrojos, tabaco costoso (para que vayas abonando el tratamiento de cáncer), orejas clavadas en la plaza, brujas en la colina, monumentos al pedo, cabinas telefónicas decorativas, libras, kilos, millas, mermeladas, shortbread, novedad: televisión a color, amor, inmensidad, flores, cuestas, charcos de mierda, pisando muertos, resurrección del frío, cafeterías plagadas de escritores fraudulentos, castillos abandonados, vagabundos infatigables al frío, inglés retrógrado… pongamos que hablo de Escocia. muy recomendable. to do list: follar en el cementerio. 



Nicole Jaramillo